Greenwashing – Cómo evitar lo inevitable

Muchas de vosotras, expertas en evitar engaños en la cosmética natural y eco, sabéis de lo que hablamos cuando nos referimos al Greenwashing. Pero también sabéis que está a la orden del día cada vez que vamos al supermercado, a perfumerías, cuando miramos la TV o cuando exploramos en Internet. Básicamente nos topamos con él en nuestro día a día. A veces, incluso es difícil diferenciarlo y podemos parecer auténticas locas desconfiadas cuando nos topamos con un producto de dudosa procedencia y nos atrevemos a preguntar directamente sobre su INCI. Sí, todas conocemos esas miradas de incredulidad y de “yo no entender” cuando hablamos con alguien que nos intenta vender una marca con apariencia de sostenible que en realidad no lo es. Y esto no sólo sucede cuando preguntamos por las etiquetas, si no también cuando nos aventuramos a cuestionar si el producto en cuestión es Cruelty-free. Entonces la respuesta es: “Hace mucho tiempo que en Europa está prohibido testar en animales”, perdone usted, pero yo no soy tonto. Todos sabemos que muchas sustancias de las que están hechos esos productos son probadas en animales en otros países como China. Pero esa es otra historia de la que hablaremos en otro momento.

Como la vida misma 😉

Este post lo queremos dedicar a aquellas personas a las que el Greenwashing les suena un poco raro, pero que el sólo hecho de escuchar la palabra les causa curiosidad. El término Greenwashing, si lo traducimos directamente al castellano, significa “lavado verde”. Ya os podéis imaginar por dónde van los tiros. En palabras de Greenpeace “Se refiere a un lavado de imagen a través del uso de la temática ecológica, normalmente usado por empresas y gobiernos para otorgarse a sí mismas una impresión ‘verde’ respecto a sus políticas comerciales y corporativas, lo que en algunos casos es altamente cuestionable y hasta simplemente mentiras”.

Por lo tanto, podríamos decir que se trata de dar una apariencia a las empresas de que son sostenibles, ecológicas y respetuosas con el medio ambiente. Pero en realidad es eso, una simple apariencia de marketing. Todos sabemos que lo ECO está de moda y vende. Es la mejor forma que tienen los ciudadanos de pronunciarse y contribuir en el cuidado de nuestro planeta: ser conscientes a la hora de la compra. Y las malas empresas lo saben. De ahí que veamos tantas marcas que se venden como 100% naturales o que se jactan de usar aloe vera (por ejemplo) cuando en realidad este ingrediente se encuentra en las últimas posiciones de sus etiquetas, o que participan en campañas a favor de cuidar el planeta y evitar la emisión de contaminantes, o que incentivan el reciclaje en sus clientes pero en realidad son ellas las que contaminan… y un sinfín de tácticas para conseguir más ventas limpiando, a la vez, su imagen corporativa.  Eso sí, no os vayáis a creer que son todas mentiras, hay muchas empresas (y cada vez más por suerte) que están haciendo las cosas bien y que invierten grandes cantidades de dinero (a veces incluso a riesgo de ganar menos) para aportar su granito de arena en la sociedad y para que cambien las cosas.

Por ello y porque sabemos que es fácil caer en las trampas del marketing engañoso de ciertas empresas, os dejamos unos consejos para evitar estas marcas y, en concreto, sus productos:

  1. A primera vista, cuando marcas de toda la vida muestran de repente y sin previo aviso su cara más sostenible y ecológica, sospecha de ella. Grandes carteles que alardean de haberse convertido de la noche a la mañana en una marca verde con imágenes que evocan a la naturaleza parece, hablando mal, un poco marronero. Normalmente las marcas de cosmética natural y ecológica cuentan con certificados (o sellos) que avalan el buen hacer de las empresas y de sus productos. Entre los más comunes están: BDIH, ECOCERT, NATRUE, COSMEBIO, SOIL ASSOCIATION (para marcas británicas), entre otros. Cada certificadora tiene unos requisitos mínimos que se deben cumplir para poder conseguir el visto bueno y poderlos incluir en el packaging de la marca. Algunas son más estrictas y otras menos, pero ver que cuentan con ellos ya es buena señal. Este tema merece que le dediquemos un post entero.
  1. Promesas como que los productos son 100% naturales, directos de la naturaleza y con efectos inmediatos todo en uno, no son de fiar. Los productos de cosmética natural tardan un poco más que los convencionales en hacer efecto, sin duda se consiguen, pero son un poco más tardíos. Esto se debe a que las marcas convencionales se encargan de esconder los defectos, de crear una realidad ficticia que momentáneamente nos hace creer que el problema está solucionado, pero en realidad está escondido. A la que dejamos de usar un producto lo volvemos a necesitar urgentemente porque la película que había creado en nuestra piel desaparece. En cambio, la cosmética natural-ecológica se encarga de solucionar el problema de raíz. No esconde, si no que ayuda a tratar la piel desde su profundidad, mejorándola y tratando de acentuar todo nuestro maravilloso potencial, además de prolongarse su efecto en el tiempo.
  1. El olor del producto. Por increíble que parezca, el olfato es el sentido más primitivo e intuitivo que tenemos. Ya nuestros antepasados aprendieron a “oler” el peligro antes de empezar a hablar. Asimismo, cuando nacemos identificamos a nuestros padres según su olor, mucho antes de poder verlos. Por este motivo, por ejemplo, la aromaterapia nos ayuda de forma eficaz a calmar nuestros nervios, a controlar nuestras emociones y a encontrar nuestro equilibrio vital. La cosmética natural y ecológica no se queda atrás, el olor que desprende a naturaleza marca la diferencia con respecto a la cosmética convencional. Sin ir más lejos, la semana pasada estuvimos en CosmoBeauty Barcelona y sólo con oler los productos sabíamos si realmente esa marca que nos pintaban como lo más natural (sin parabenos ni sulfaltos oye, que ya es decir, pero hay muchas otras sustancias tóxicas a evitar) lo era o no. El olfato iluminador se gana con la práctica, pero en cuanto empiezas no tardarás mucho en aprender a distinguir. La diferencia olfativa es abismal.

  1. Que una marca haya sacado una gama de productos más naturales con el mismo nombre no quiere decir que todos sus productos lo sean también. Es cierto que muchas empresas (y cada vez lo harán más) han sacado una línea de productos que son respetuosos con el medio ambiente y con nuestra piel. Incluso los creadores de una marca convencional ahora también ofrecen su alternativa BIO con certificación que los avala (véase el caso de BIO BEAUTÉ by NUXE) y aunque es de aplaudir, no nos garantiza que absolutamente todos los productos de una empresa sean igual de sostenibles. Por eso, es de vital importancia el punto que viene a continuación.
  1. Leer las etiquetas. Dicen que los últimos serán los primeros y, efectivamente, leer detenidamente los INCIS es, probablemente, el punto más importante de todos cuantos hemos nombrado. Puede sonarnos a chino, a ruso, a neozelandés o cualquier lengua que nos sea muy muy lejana. No obstante, pasito a pasito (suave suavecito) iréis cogiendo rapidez al leerlas y sabréis diferenciar lo bueno de lo malo. Hay muchas palabras y muchas de ellas quilométricas, pero existen trucos como por ejemplo saber que todo aquello que empieza por PEG-, acaba por –sulfate o contenga aluminum, paraffinum o paraben no os conviene. Si queréis saber un poquito más podéis leer nuestras publicaciones en Instagram aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí y aquí.

Como siempre decimos, son los ciudadanos los que tenemos el poder de elegir lo que consumimos y también tenemos el poder de la información, no en vano nos encontramos en la Era Digital. Siempre habrá quienes intenten colarnos algo como lo que no es, seguramente caigamos alguna que otra vez, pero de los errores se aprende y somos nosotros los que tenemos la última palabra. No dejemos que nos ciegue el marketing barato (éticamente hablando) y seamos curiosos, exploremos más allá de lo que nos ponen en bandeja. Es sabido que hace falta un marco legal que regule todas estas cuestiones que se encuentran en un limbo del que muchas empresas intentan sacar provecho. Por ello, leamos, informémonos y compartamos nuestras experiencias, sólo así (y con leyes que lo regulen) hay posibilidad de cambio.

Y vosotrxs, ¿Conocéis casos de Greenwashing? ¿Estáis cansados de que os vendan cosas como naturales y que no lo sean? ¿Creéis que el cambio es posible?

¡Que paséis una estupenda Semana Santa! A descansar mucho y a divertirse 🙂

26 thoughts

  1. Yo me parto con algunas campañas de marcas muy conocidas convencionales… Véase el vuelve a los orígenes con este champú con aceite de argan y similares que seguro que os suenan, siempre pienso que qué daño hace la publicidad, porque seguro que hay miles de personas que lo compran pensando que es súper súper natural y respetuoso. Lo malo es cuando son marcas que si van de eco/naturales desde sus inicios y si acaso hasta se venden en tiendas que si tienen cosmética certificada, lo mejor no confiarse y aprender a leer los incis. Ha todas (creo) nos han pillado alguna vez sobre todo cuando comienzas y no conoces mucho, ahí ya espabilas para la siguiente, jejeje. Besines chicas!

    1. Totalmente Laura!! Qué razón tienes… es muy triste y a la vez frustrante cuando ves que marcas tan archiconocidas venden cosas como lo que no son. Sobretodo porque la gente se fía, ¿Cómo no vas a confiar en una marca de toda la vida? ¿Cómo van a ser tan malos en engañarme a mí que soy su clienta desde hace tropecientos años? Suerte que cada vez hay más información y gente que se mueve para que se sepan las cosas. Eso de vuelve a los orígenes… uffff no mola ni un pelo!! En fin, aquí seguiremos al pie del cañón para quien quiera leernos 🙂 Gracias a ti por hacerlo, muaaak!!

  2. Cuando me inicié en el mundo de la cosmética natural, caí en este engaño. Un ejemplo claro, es la marca Ecologic Cosmetics, no sé si la habrán reformulado, pero es que me compré toda la gama fiándome de los blogs, y cuando leí sus ingredientes, me quedé así 😳 Pasa lo mismo con la marca Coola Suncare, y con otras tantas…. Cuando las tiendas de cosmética naturales las venden, es mucho más fácil caer en el engaño. Así que no queda más remedio que leer los ingredientes (en el caso de que no esté certificada) 🙈 Buen post chicas 👏🏻 ¡Muak! 😘

    1. Hola Eli!! Pues sí… hay tantas marcas que se dicen naturales y no lo son, una pena, porque realmente creo que cada vez hay más gente que se interesa por este tipo de cosmética. Pero claro, si en el camino te encuentras con este tipo de empresas es muy fácil caer en la trampa y pensar que estas haciendo lo correcto cuando en realidad te estan engañando… Por eso, creo que es super importante informarse e informar. ¿Quién no ha caido alguna vez? Es muy fácil, sobre todo lo que dices tu, cuando son tiendas naturales las que las venden. Hay que ir con los ojos abiertos como platos xD En fin, me alegro mucho que te haya gustado el post ^^ Un besito guapetona!!

  3. Me encanta este post,chicas! Bueno todos los que haceis son interesantes claro, pero este lo destaco porque si es verdad que hay mucho Green washing hoy dia. Yo también fui una de las que he caído en esto a mis principios cuando no sabia muy bien leer el INCI de un producto. Menos mal que a dia de hoy ya no me pueden colar ninguna marca mas que no sea realmente natural/organica. Justo ayer vi la marca Apivita que tenia un sorteo y una chica me ha invitado participar, conociendo que la marca no tiene nada que ver con lo natural, he dejado un comentario diciendo a la chica (no a la marca) que no es natural. En muy poco tiempo mi comentario ha desaparecido, lo se porque me ha preguntado la chica si yo he borrado el comentario. Y ejemplos como este hay muchos, tenia que escribir un libro de cuantas cosas veo por aquí que no son nada éticas. Muchas gracias chicas! Que paseis vosotras también una estupenda Semana Santa! Besos.

    1. Hola Ana!! Muchísimas gracias!! Nos hace mucha ilusión que te haya gustado este post ^^ Es un tema del que hay un gran desconocimiento, solo hace falta hablar con gente que esté un poco fuera de este mundillo para darte cuenta. Es una pena, porque creo que el interés que despierta la cosmética natural es creciente. Qué mal que te borraran el comentario… eso ya indica que tienen mucho que esconder, muy triste usar esas tácticas para vender, sólo por dinero. Suerte que existe internet y la censura es mucho más difícil que en otra época, al final las cosas acaban saliendo, sea como sea. Esperemos que la información sirva para quien le interese y no quiere que le engañen más. Un besito muy grande guapa!! Gracias por pasarte 🙂

  4. A mi no hay cosa que me de más rabia que me engañen. Puedo comprar un producto de cosmética convencional a sabiendas, de hecho lo hago con algunos y no tengo problemas siempre que sepa lo que compro, pero no hay cosa que me eche más para atrás que una marca me venda algo que no es cierto. Esas campañas de marketing a lo bestia que venden algo como natural y al final lo único que intentan es un lavado de cara o posicionarse en porque está de moda me dan mucha rabia. No me gusta que me engañen, quiero saber qué estoy comprando y en base a eso, decidir libremente. Muchísimas gracias por vuestros consejos chicas, estoy segura de que todas los tendremos en cuenta en futuras compras, ¡Feliz semana santa para vosotras también! Un besazo.

    1. Hola Marta!! Muchas gracias 🙂 Qué bien que te haya gustado el post, no hay cosa más bonita que te digan que tendrán en cuenta tus consejos en próximas compras 😀 ^^ (No tengo emoticonos, no se nota ¿no? jajaja).
      Coincido totalmente contigo en cuanto a que no hay peor cosa que te engañen y te vendan algo como lo que no es. Es innecesario lavar la cara de una marca, dándole un aire de sostenible y ecológico cuando es de todo menos eso. Prefiero mil veces que digan la verdad y que cada uno elija. Eso es libertad. Tener el poder de saber lo que hay y a partir de ahí, elegir. Cada uno tiene sus gustos y es lícito usar lo que a cada uno le gusta, pero que no nos engañen!! Gracias a ti por pasarte 🙂 Muaaak!! Espero que la Semana Santa haya ido genial!!

  5. El último disparate es Botánicals de Loreal, he visto sus formulaciones y os prometo que hasta pensé por un momento que iba a ser mejor de lo que es. Me esperaba ingredientes vegetales con algún conservante tóxico al final de la formula, pero no no, están llenas de cosas malas. A mí me pasó con una crema que me compré en un herbolario en Italia, y también con un desodorante de mirra y dátiles que olía de miedo de la misma marca. “Il erbolari”. Cuando aquello no era tan desconfiada, solía comprar en herbolarios, y como en España nunca había tenido problema pues en Italia fui confiada y… eeerrror! Hasta el un herbolario te la pueden meter. Ay que andarse con mil ojos, imprimirse una lista de sustancias a evitar si compras en tiendas físicas (que es lo que hacía yo) y tener un directorio al lado de ingredientes si lo haces por internet. O mirar lo de los sellos con lupa, lo malo es que se los suelen inventar para equivocarnos, carrefour tiene uno propio que pone de su mano mayor a los productos y parece que están certificados… no entiendo como no se hace una legislación seria sobre ésto porque para mí es publicidad engañosa con todas las letras y se perjudica, como siempre, a las personas que lo intentan hacer bien. Me ha encantado leeros, un beso!

    1. Hola guapa!! Muchas gracias 🙂 Ciertamente… una legislación seria es necesaria pero ya. Publicidad engañosa y prácticamente estafa, no puede ser que la gente con toda su buena intención pretenda pasarse o, al menos, interesarse por otro tipo de consumo y te encuentres con tantas trabas en el camino. Me parece que hay una falta de escrúpulos bastante importante, esto que cuentas de Botanicals me parece penoso, si es que ya nada me sorprenda de esta marca. Esperemos que la cosa cambie y se regule. El mundo de las certificadoras también tiene tela, salen sellos con una facilidad aplastante. En fin, hay que irse con mil ojos y no fiarse de nada.
      Por otra parte, uno de los inventos más geniales son los directorios de internet jajaja Son casi como una extensión de mi cuerpo, sobre todo, lo fue al principio de descubrir este mundo. Espero que podamos contribuir a otro tipo de consumo y que cada vez más gente se una al cambio. Un besote!! y gracias por pasarte 🙂

  6. Cuando aún no usaba cosmética natural caí en la trampa con el aceite “Bio Oil” que de “bio” tiene más bien poco… Por aquel entonces yo aún no sabia leer INCI ni estaba tan informada sobre el tema, osea que lo usé convencida de que era natural…
    Me parece muy valiosa esta información y espero que abra los ojos y sirva de ayuda a mucha gente, porque la única forma de no caer con la publicidad engañosa es estar bien informado y saber interpretar la lista de ingredientes.
    Desde que compro cosmética natural creo que no he caído en ningún engaño, siempre me ando con mucho ojo y si veo algún ingrediente sospechoso lo analizo para salir de dudas.
    Muchas gracias por el post, es muy muy interesante y que paséis una feliz semana santa vosotras también 😉
    ¡Un besito!

    1. Hola Sonia!! Sí… es tan fácil caer en la trampa de la publicidad engañosa. Realmente creo que hace falta tener una “curiosidad extra” para informarse, leer incis, comprobar los efectos que tienen los ingredientes que usan en los productos… Hay que tener un poco la vena de exploradora o más interes que el normal. Por eso, no me gusta que hayan marcas que nos engañen. La gente se fía, por falta de tiempo para leer o por lo que sea y al final acaban ganando los que no deben.
      Por suerte, creo que cada vez hay más gente que se interesa por un consumo responsable y aunque nos podemos topar con ciertas piedras en el camino, al final la verdad acaba saliendo a la luz (posiblemente internet sea nuestro aliado en este caso). Si algo tiene la cosmética natural a su favor es que engancha!! Bien lo sabes tú 🙂 Gracias por pasarte guapa!! Un besote, espero que la Semana Santa haya ido muuy bien!!

  7. Bueno, bueno, bueno… No sé por dónde empezar. Me ha encantado esta entrada, muy bien explicado todo y una berdad como un templo. Hace unos años que comencé a cambiar los productos que usaba de maquillaje, e ilusamente acudí a Yves Rocher o a The Body Shop, pero enseguida me percaté que de natural no tienen nada, y ahí fue cuando empecé a kndafar en serio los INCI, hasta tal punto que ya he modificado no sólo el maquillaje, sino la cosmética e incluso los productos de limpieza que uso por otros verdaderamente verdes. Lamentablemente, todo lo que se convierte en moda se desvirtúa, así que habrá gente que se apunte al carro de lo green sólo por “ser cool” y comprará productos que de verde sólo tengan el envase, pero quiero pensar que por otro lado así encontearemos buenas marcas naturales cada vez más fácil.

    1. Hola guapa!! Muchas gracias por tus palabras, nos encanta saber que te ha gustado el post 🙂 Por supuesto yo también pienso que cada vez será más fácil encontrarse con marcas verdaderas, pero también es fácil toparse, al menos al principio, con marcas que no lo son y que se venden como tal. No se si a ti te pasaba, pero a mí antes de encontrar la cosmética (y también el maquillaje) natural, la cosmética no me llamaba la atención especialmente. Creía que era un mundo bastante superficial y que no tenía mucho que ver conmigo. Por suerte, descubrí la cosmética natural y eco y mi visión con respecto a la cosmética cambió radicalmente, de superficial nada, hay mucho más allá!! Qué alegría saber que otro tipo de consumo es posible y que cada vez es más accesible a la gente. Espero que se regule un poco todo este rollo y que ayude a aclarar y diferenciar lo bueno de lo no tan bueno 🙂 Un besazo!!

  8. Buenas! Me ha encantado el post , perfectamente explicado. Yo creo que a todas las que ahora estamos de parte de lo natural, nos han vendido la moto alguna vez. Me ha pasado eso con The Body Shop hasta hace poco, así que ahora antes de comprar me informo y leo las etiquetas. Como lo natural esta de moda pues muchas de las grandes marcas han aprovechado esto para sacar su línea “natural” y muchas personas no se dan cuenta porque se mueven por las modas y las celebrities, piensan (yo ya no me incluyo porque no lo pienso) que porque es envase es verde y pone natural, no testado en animales ya lo es. Así que espero que la sociedad poco a poco se conciencie y todos a leer etiquetas y oler productos ;). Besines!

    1. Hola Noelly!! Exactamente, muchas veces la gente se confía en el buen hacer de las empresas y realmente crees que lo que estás comprando es lo que te están vendiendo. Tristemente, muchas veces esto no es así y, sobre todo al principio, cuando juega una mala pasada. Por suerte, cada vez hay más gente interesada en este tipo de cosmética natural y, poco a poco, la gente empieza a tener un poco más de consciencia a la hora de leer las etiquetas 🙂 Por supuesto, todas hemos caído alguna vez, menos mal que ahora contamos nuestras experiencias para que otros no se encuentren lo que nosotras mismas sí nos encontramos jajaja Muchas gracias por pasarte y leernos, nos encanta saber que te gustó el post ^^ Muak!!

  9. Un aplauso para vosotras! un gran post! me ha hecho mucha gracia cuando dices que nos miran con cara de incredulidad jejeje sacan el tigre que hay en mi cuando me quieren vender gato por liebre, en cadenas de jabones artesanos (que no naturales), body shops…
    Un beso grande

    1. Jajaja! Creo que ésta es una situación que hemos vivido todas!! Si es que tantas veces nos hemos sentido unas bichos raros al preguntar ciertas cosas 😛 Suerte que cada vez hay más marcas y empresas que hacen las cosas bien. Un beso gigante guapa!! Gracias por leernos 🙂

  10. He estado muchos años usando cosmética natural q resulta q no lo era (Apivita), y yo feliz xq me decían en la farmacia q era natural y yo me lo creía x no saber leer un inci. Gracias x vuestro trabajo informándonos

    1. Si es que yo creo que es lo más normal del mundo al principio, que nos vendan cosas por lo que no son, a todas nos ha pasada más de una vez segurísimo!! Muchas veces hay que ir un poco más allá como consumidores e informarnos, que si no…!! Gracias a ti Esther por leernos 🙂 Un besito guapa!!

  11. Hay un montón de marcas que se venden como naturales o respetuosas con la naturaleza que ni de lejos lo son y otras que como bien comentáis apoyan investigaciones y hacen labor social cuando son las primeras en formar parte de la cadena que destruye nuestra salud y la del planeta. En algunos momentos me cabrea el tema una barbaridad!!!
    Por suerte a estas empresas las tengo más que vistas (aunque alguna nueva se me cuela) y como somos muchas las que formamos parte de esta bonita comunidad de blogueras y amantes de lo natural siempre que tengo dudas os leo o directamente pregunto y siempre hay alguien que me da la respuesta.
    Con familiares y amigos soy muy pesada, unos me dejan por imposible y otrxs (de tanto oírme y ver documentales sobre el tema) ya leen las etiquetas y si no lo tienen claro me mandan una foto y me preguntan, a veces parezco google (jajajaja) pero lo importante no es la elección que uno hace, más bien es saber lo que compras y luego decides.
    Siempre digo los mismo, “si quieres llevarte un saco de polvos químicos no seré yo la que te lo impida, pero que sepas que te llevas polvos y no plantas, flores y aceites de buena calidad”. No es lo mismo comprar aceite de almendras dulces que comprar parafina con un chorrillo de aceite (que no soy una vela) y más cuando en el frasco pone “aceite de almendras dulces para masaje” y al mirar el Inci no hay aceite de almendras dulces por ninguna parte (ojo! esto es verídico, jajajaja) y lo vi hace unos días, 5 euros por un frasco de parafina y aceites minerales y olor a almendras dulces!! WTF!! por no decir algo peor 🙁
    Un besazo muy grande y a disfrutar de las poquitas horas que quedan de vacaciones!

    1. Hola María!! Si es que vaya fama nos estamos ganando en las familias/grupos de amigos jajajaja Al menos nos vamos a dormir tranquilas y quien se quiera subir al carro bienvenido sea!!
      Efectivamente, por suerte cada vez son más las empresas que trabajan de una forma ética y realmente son naturales y ecológicas y… es un placer!!
      Nosotras, por si a caso, siempre vamos con los ojos bien abiertos por si las moscas, no vaya a ser que nos intenten colar alguna cosa.
      Yo, sobre todo, lo que digo es que no nos engañen. Cada uno es libre de elegir lo que quiera, si alguna personas prefiere usar una marca convencional pues que la use, pero que al menos sepa lo que está usando y a lo que se expone. No hay cosa que me indigne más que una marca se promocione por lo que no es y si intente subir al carro de lo eco. Claro, como está de moda y vende, pues ala, ahora todos somos sostenibles (falsamente, claro).
      Por suerte también, como bien comentas, hemos creado una bonita comunidad y siempre nos ayudamos las unas con las otras, así que ya es muy difícil que nos vendan gato por liebre, si no se da cuenta una la otra está ahí para que no caigamos!! jajaja Y eso es de agradecer.
      Eso de pagar 5 € por un pote de parafina… ufff, qué dolor, los 5 € peores invertidos de la historia. En fin, el greenwashing está a la orden del día, pero esperemos que pronto se regule y no hayan tantas confusiones.
      Un besito guapa y gracias por leernos!!! muaaks!!

  12. No sabéis cómo me gustan vuestros posts 😍 Ya no sólo por los temas que tratáis si no por cómo lo comunicáis, un 10 de verdad 😉

    Pues vaya si he caido veces, la última vez que casi me lían fue en Navidades, nos fuimos a pasar unos días a casa de unos amigos en Suiza, y un día que paseábamos por allí una chica me paró por la calle y me dio una muestrecita de jabón “natural”. Me dijo que era la bomba y que todos los productos que hacían tenían como base ingredientes del mar muerto. Me puso la cabeza como un bombo asegurándome que sus productos tenían un precio elevado porque eran cosmética natural de alta gama… Me convenció para que entrase a su tiendecita y me dijo que me daría más muestras, y que me hacía un estudio de la piel gratuito. Y yo pa’dentro como las moscas 😂 Si me descuido, me dejo ahí el sueldo, porque cuando ya me había convencido para llevarme media tienda, me dio por decirle que me dejara un ratito a mi aire para ver el resto de productos, y entonces me di cuenta que los que no llevaban parafina llevaban petrolatum que más o menos viene siendo lo mismo, normal que dejaran la piel tan suave, porque la plastificaban!…un timo vaya.

    Hoy compartía un artículo que he leído sobre los OCNI’s, objetos comestibles no identificados, pero ocurre exactamente lo mismo con la cosmética. Nos endosan todo tipo de porquerías. La cantidad aceptable de sustancias quimicas tóxicas en los cosméticos debería ser CERO.
    Y ahí estamos nosotras haciendo fuerza para crear consciencia sobre el tema 😉 Un besito guapas 😘😘😘

    1. Hola guapa!! Muchas gracias por tus palabras!! No hay cosa que nos satisfaga más que saber que nuestros posts os gustan ^^
      Jajaja! Madre mía hay que estar con los ojos abiertos siempre y, por lo que veo, en todas partes. Muchas veces cuesta mucho diferenciar lo natural de lo que no lo es y como bien dices, aquel que se venda como natural o ecológico debería tener una cantidad aceptable de sustancias químicas tóxicas de cero. Qué triste es ver que muchas marcas “de siempre” se quieren subir a lo natural y eco para vender más y luego no cumplen para nada lo que prometen. Y muchas gente les cree. Esperemos que esto cambie poco a poco.
      Echaré un vistazo al artículo que mencionas, siempre es interesante saber. Como decimos, la información es poder y cuantas más seamos compartiéndola mejor que mejor!!
      Un beso enooorme!!! Nos leemos 🙂

  13. Me ha gustado mucho tu post yo también me he sentido engañada y ahora como están obligados a poner los incis en los productos es más fácil descubrirlos . Muchos incis los ponen tan minis que ni con gafas de leer los consigues ver , vamos a necesitar hasta lupas es increíble . Lo último que vi fueron una crema corporal Y otra de manos de rituals que regalaba la revista glamour cuando hice una foto la amplíe y miré el inci me di cuenta y son productos carísimos , para mi una tomadura de pelo vamos y la última en Lush q compre varias cosas para regalar a mi marido y entre ellas el champú sólido para cabellos grasos y débiles el primer ingrediente es lauril sulfato yo si quiero lauril sulfato no hace falta gasté 9 euros en una pastilla de 55 gramos me compro un champú de 750 ml de huevo y miel de la marca Byphasse q me cuesta 1,5 euros en primor y le añado aceite de menta lavanda jojoba hojas de eucalipto aceite de romero cáscara de naranja anís y lo que quiera y me funciona igual . Para mí poner sulfatos en un champú jabón o acondicionador sólidos es un timo pq si buscas ese formato es para q no lleven ni sulfatos ni conservantes como mínimo . Y pregunte los ingredientes pq no llevaba gafas y cuando me dan el jabón con el inci pegado veo lauril sulfato le pregunto y me dice que como quiero que lave sin sulfatos y le digo con jabón tradicional con sosa cáustica o es q esos no lavan . Pido q me lo envuelve y me dicen q no tienen papel de regalo pq no es sostenible y hay q cuidar el planeta pero me pone el papel de Lush con la etiqueta del inci ? Y no tienen otro papel ecológico ? Que el papel de Lush es papel no es etéreo …Ya te digo iremos con lupa y con nuestro papel ecológico o tela de algodón para empaquetar de regalo

    1. Hola Maria!! Pues sí… hay de todo en el mercado, me sorprende lo que explicas de Lush. Creo que ellos han hecho una gran labor de dar a conocer un poco más la cosmética natural. Yo sabía que habían productos no eran 100% naturales, pero de ahí a decir que todos los champús tienen que tener sulfatos porque sino no lavan… pues hay un largo camino.
      Por otra parte, creo que a todas nos ha pasado alguna vez de encontrarnos con marcas que prometen ser lo que no son. Por eso, es necesario que se siga informando a la gente, para que se sepa que no todo lo que pintan es oro. Gracias por contar tu experiencia!!! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *